URINOTERAPIA

URINOTERAPIA


La Urinoterapia es un sencillo método terapéutico al alcance de todas las personas. La ingesta de orina como medio para afrontar numerosas patologías ha sido practicada por muy distintas culturas desde tiempos inmemoriales aunque apenas haga un siglo que empezara a conocerse en Occidente merced a la publicación de artículos y libros en los que médicos y terapeutas de la época presentaron numerosos testimonios de curación con casos sorprendentes de sanación rápida.

Hoy sabemos que la orina, contiene ¡más de mil moléculas orgánicas!, la mayoría de las cuales se venden en herbolarios y farmacias. Es más, ¡contiene hasta células madre!. Y antígenos de clara utilidad terapéutica. ¡Que sentido tiene pues ignorar su potencial?.

Orina

Los glomérulos del riñón filtran 180 litros diarios de sangre de los que el 99% vuelve a la circulación sanguínea y solo algo menos del 1% -entre 1,2 y 2 litros diarios según la persona- pasan a ser orina. Orina que no debe considerarse un “rechazo” o “deshecho” del riñón ya que este órgano no hace más que restablecer el equilibrio de las sales minerales disueltas en los líquidos y compensar las sustancias que proceden tanto del metabolismo de los alimentos como del celular manteniendo la homeostasis.

De hecho la orina es agua en un 95% y urea en un 2,5% mientras que el otro 2,5% lo integran 1375 moléculas orgánicas distintas entre las que se encuentran ácidos orgánicos, ácidos grasos, carbohidratos, proteínas, péptidos, aminoácidos, enzimas, vitaminas, minerales, ácidos nucleicos, hormonas, neurotransmisores, interferones, glucanos, leuquinas, anticuerpos e inmunoglobulinas.

En cuanto a su color amarillo se debe a la presencia de urobilina, producto del metabolismo de la bilirrubina que se produce al degradarse la hemoglobina que transporta el oxígeno a los glóbulos rojos. Y aunque te sorprendas has de saber que todas las criaturas bebemos orina durante la gestación pues a partir del tercer mes el feto se orina en el líquido amniótico; de hecho si durante el embarazo surge algún problema y se bloquea su tracto urinario el futuro bebe nacerá con problemas respiratorios ya que la orina potencia en esa etapa el desarrollo de los pulmones.

En suma, contrariamente a lo que se cree la mayoría la orina no es “un producto tóxico” resultado de lo que deshecha el riñón; no es un órgano depurador sino regulador que básicamente controla el grado de hidratación del organismo y mantiene el equilibrio iónico, especialmente entre el sodio y el potasio. El órgano desintoxicante por excelencia es el hígado que cuenta con multitud de enzimas capaces de desactivar la mayoría de las sustancias perjudiciales para el cuerpo y eliminarlas luego por vía intestinal.

URINOTERAPIA

En la India hoy en día hay cientos de millones de personas que usan la Urinoterapia tanto para prevenir enfermedades como para tratar de forma eficaz un amplio número de dolencias, incluyendo los picotazos de mosquitos y mordeduras de serpientes peligrosas así como para afrontar patologías endémicas como la malaria y la disentería. Y no es un caso único. La Urinoterapia tiene millones de seguidores en el sudeste asiático sabiéndose que en Japón es practicada por al menos 13 millones de personas. Y Alemania no le va a la zaga pues tiene casi 7 millones de admiradores/as.

No es una terapia simplemente oriental: la practicaron de forma habitual muchos pueblos de la Tierra habiéndose encontrado referencias en textos griegos y romanos pero también en las culturas precolombinas.

El doctor C. H. Duncan (EE.UU.) allá por la segunda década de los años 1900 daba instrucciones a sus pacientes para que se bebiesen una cucharadita o dos cada mañana, recurriendo a veces a inyectar a nivel cutáneo para patologías como la apendicitis. Asegurando que con tan sencillo método muchos de sus pacientes superaron de manera definitiva enfermedades como la cistitis, la uretritis, la prostatitis, la nefritis, los cálculos renales, la diabetes tipo 1, la enuresis infantil y muchas otras dolencias.

El doctor K .B. Bjornesjo –año 1951- explicaría que la orina inhibe la expansión del bacilo de la tuberculosis. El doctor J. Eldor aconseja por su parte la ingesta de orina propia en caso de cáncer. Es más, gracias a las investigaciones realizadas por el doctor Stanislaw R. Burzynski en Houston sabemos que unos péptidos (pequeñas proteínas que pueden tener especiales propiedades enzimáticas actuando como hormonas neurotransmisores o reguladores del sistema inmunitario) denominados antineoplastones pueden operar a nivel epigenético.

Si bien todos estos investigadores se refieren a la capacidad anticancerígena de la orina en relación a su contenido en péptidos antitumorales cabe indicar que también se ha demostrado que la urea –la sustancia más abundante en la orina- tiene por si misma propiedades anticancerígenas.

PROPIEDADES TERAPEUTICAS DE LA ORINA

Según el equipo del doctor D. S. Wishart, de los 40.000 metabolitos que hay en el organismo humano –incluidas las moléculas segregadas por el microbioma intestinal bacteriano- 1.375 se localizan en la orina. Encontrándose además casi todas estas en la sangre y en el líquido cefalorraquídeo. Una auténtica farmacia natural.

Así que sabiendo esto, ¿te parece lógico que se desprecie semejante fuente de nutrientes cuando la naturaleza nos la brinda de forma gratuita?. Porque es un sin sentido que despreciemos la vitamina B natural de la orina y prefiramos comprar en la farmacia una cápsula sintética. Es más, sabemos que los antígenos tumorales de la orina pueden estimular el sistema inmune, tanto si se ingiere como si se inyecta; siendo su acción mucho más específica que las moléculas que se están utilizando actualmente contra el cáncer en los protocolos de la Inmunoterapia; y sin sus peligrosos efectos secundarios.

Obviamente el contenido de moléculas orgánicas y sales en la orina es propio de cada uno; hay pues tantos tipos de orina como individuos y de ahí la alta especificidad que se colige en el caso particular de los anticuerpos antitumorales.

LA IMPORTANCIA DE LA UREA

En suma, el principal componente de la orina –después del agua- es la urea presente en una proporción del 2,5% (25 gramos de urea por litro de orina), compuesto orgánico considerado hoy por muchos expertos como la mejor sustancia para rehidratar la piel. De hecho se comercializan numerosas cremas tópicas que la llevan en distintas proporciones para tratar todo tipo de afecciones dermatológicas: psoriasis, eccema, queratosis….. También el prurito y la ictiosis, según el doctor G.Swanbeck

La urea es además un eficaz microbicida: es bactericida, antivírica y antifúngica. Lo confirmaron los trabajos del doctor Donald Kaye. Y no solo la urea, también la orina. La urea posee además excelentes propiedades diuréticas; muy superiores a las de otros productos farmacéuticos utilizados con el mismo fin.

OTRAS SUSTANCIAS CONTENIDAS EN LA ORINA

Bueno, pues siendo importante la urea debemos destacar que en la orina hay ¡1.375 sustancias orgánicas! Lo que explica el amplio abanico de sus propiedades curativas: Alantoína – Acido úrico (necesario en pequeñas dosis) – Uroquinasa – Menotropina – Calcio – Gonadotropina coriónica humana – Urofolitropina – Creatinina – Factor estimulante de colonias de granulocitos – Hormona del crecimiento – Hierro – Eritropoyetina – Gonadotrofinas – Insulina – DHEA – Magnesio – Potasio

BeberOrina

CELULAS MADRE EN LA ORINA

Y por si fuera poco en la orina hay ¡hasta células madre!. De hecho el doctor S. Bharadwaj publicó en 2.013 en Stem Cells – junto a numerosos colaboradores de distintas instituciones científicas- un interesante trabajo sobre el potencial terapéutico de las células madre presentes en la orina, y en especial, sobre su capacidad de multiplicarse como tales.

El doctor Duanqing y sus colegas (en China) informaron de hecho en 2.013 que células madre recuperadas de la orina humana habían servido para regenerar dientes en ratones. Lo que hicieron para generar tejido dental fue mezclar células madre obtenida de la orina humana con tejido embrionario de ratones trasplantando luego el conjunto a éstos.

TRATAMIENTO

Antes de que decidas tomar tu primer sorbo de orina, pueden pasar muchas cosas por tu mente, o no. Hay muchos tabúes que rodean en torno a él. Aunque llegues a estar convencido/a de que beber orina podría ser bueno para tu salud, es posible que te cueste dar el primer sorbo. No te fuerces a hacer nada, se amable contigo.

¿Y qué orina ingerir? ¿La primera de la mañana como se pide cuando se hace una analítica al considerarse la más rica en principios activos?. No es necesario; puede obtenerse a cualquier hora. Lo que sí se aconseja a principiantes es iniciar la toma diluyéndola en agua o zumo de naranja. El primer día unas 10 gotas –en 250 ml- para duplicar luego las dosis el segundo día e ir incrementándola algo más en los días sucesivos. Hasta que se cree el hábito de beber directamente la orina; cada vez en mayor concentración y volumen. ¿Cuánta? No se conocen casos de toxicidad ni siquiera entre quienes se beben toda la orina del día.

Ahora bien, sí se debe tener cuidado si paralelamente se está tomando alguna medicación porque podría darse el caso de una sobredosis debido a que las dosificaciones empleadas normalmente no tienen en cuenta la reabsorción del principio farmacéutico activo al ingerir lo eliminado por el riñón.

Donde no hay problema es en su aplicación tópica; de hecho hay millones de personas que utilizan la orina para tratar todo tipo de afecciones de la piel: heridas –infectadas o no-, quemaduras, escaras. ulceras –incluidas las diabéticas-, miembros gangrenados, picaduras, hematomas, micosis, dolores articulares, fracturas, implantes…. Hasta como gotas para la otitis y los problemas oculares, en especial en casos de glaucoma.

Para ampliar conocimientos te puedo sugerir la lectura de los siguientes libros de los que yo tengo conocimiento o de cualquiera de ellos: “Guía completa de Urinoterapia” de Coen Van Der Krooon; “El Poder Curativo de la Orina” de May Ana; “Urinoterapia” de Flora Peschek-Böhomer; “El Jugo Milagroso” de Alquivar Marín Rojas; “El Agua de la Vida” de J. W. Armstrong; “Texto de Orinoterapia” de Atom Inoue; “Urinoterapia. Los Poderes Curativos de la Orina” de Wong Shi-La.

Anuncios