EL CÁNCER – LA VIDA

EL CÁNCER – LA VIDA


  1. A MODO DE INTRODUCCIÓN
  2. VAYAMOS REMOVIENDO EL TEMA
  3. ¿Y QUE ES EL CÁNCER FISIOLOGICAMENTE HABLANDO?
  4. TRATANDO DE ENTENDER Y EXPLICAR TODO ELLO
  5. LA RESPONSABILIDAD ES DE CADA CUAL
  6. NUESTROS CAMPOS MAGNÉTICOS
  7. LA IMPORTANCIA DE OBSERVARNOS CON TRANSPARENCIA
  8. CÓMO NOS TRATAMOS
  9. ES UNA OPORTUNIDAD. TÚ DECIDES
  10. ACASO NOS REPETIMOS. PERO NO IMPORTA
  11. TE TOCA
  12. LA IMPORTANCIA DE TENER OBJETIVOS
  13. ¿SE PUEDE HABLAR DE UN PERFIL DE PERSONA SALUDABLE?
  14. QUÉ LE OCURRE A ESTA SOCIEDAD O LLÁMESE COMUNIDAD
  15. ¿Y QUÉ MAS?

A MODO DE INTRODUCCION

Vamos a hablar del cáncer. Una palabra temida, maldita, como si fuera el demonio o algo así.

Bueno, antes de nada, a ti lector o lectora quiero expresarte lo siguiente: Si te han dicho que tienes cáncer has de saber que hay muchos testimonios, cada vez más, de personas que se han curado y sanado. Quizás el diagnóstico no haya sido del todo correcto, que también ocurre, y has de saber que también existen las curaciones espontaneas. Léetelo con detenimiento que a buen seguro te beneficiará.

Si estás leyendo por conocimiento, por interés, espero que te sea útil para tu proyecto de vida y también para acompañar en su camino a cualquiera que acepte tu colaboración.

¿Realmente es tan maldita la palabra cáncer o es algo que tiene que ver con nuestras creencias?.

¿No tendrá que ver con esto el cómo algunos médicos transmiten su diagnóstico a sus pacientes?.

¿No tendrá que ver con el modo de tratar el tema en los medios de comunicación?.

¿No tendrá que ver con lo agresivos que son algunos de los tratamientos de los que no se obtiene el resultado deseado?.

¿No será que al considerarla como terrible, hay quien está haciendo el gran negocio con los tratamientos al uso convencional?.

Es muy importante el cómo recibe, vive y siente la persona a quien se le comunica que tiene el cáncer. Esto es algo muy importante, pues puedes quedarte bloqueado/a por un conflicto de diagnóstico.

Vayamos a darle una vuelta, acaso no es tan así. Puede que detrás de todo descubramos el sendero de la vida.

VAYAMOS REMOVIENDO EL TEMA

Dr Hamer

Lo que vais a leer en estas notas tiene que ver con las enseñanzas de

Dr. RYKE GEERD HAMER (La Nueva Medicina Germánica).

ENRIC ORBERA (Bioneuroemoción).

Dr. ESCUDERO (Noesiterapia).

LOUIS L. HAY (El Poder está en Ti).

ALESSANDRO DI MASI (Sanergía).

ANDREAS MORITZ (Terapeuta instintivo y autor de varios libros).

JUAN VALCARCEL (Investigador en Biología Molecular).

Y las de otras muchas personas –doctores y científicos- que han sido referentes.

Hay que decir que según donde se manifiesta el cáncer, tiene una interpretación propia por su ubicación en un tejido u órgano concreto y particular, pues se debe a patrones de comportamiento determinados y también a los grados emocionales del conflicto, al cómo los vive cada cual. Algo que según Hamer depende del “colorido”, es decir, de la manera en se vive y se siente la experiencia traumática.

De todos modos, hay algo en común en todos ellos que es de lo que se trata en éstas líneas.

Y fíjate, quizás te sorprenda lo que dice CORAL MATEO –Presidenta de la Sociedad Española de Homeopatía Veterinaria-: Es muy posible que el cáncer no sea una enfermedad causada por un error genético sino por un proceso biológico de desintoxicación”. Y sigue: Sería un mecanismo natural de defensa que el organismo pone en marcha para poder desintoxicarse cuando está saturado y los mecanismos habituales no son suficientes. Y los tumores no serían pues algo negativo que hay que combatir porque están ayudando al organismo a sanar….. salvo que la intoxicación del cuerpo continúe y alguno llegue a ser tan grande que su crecimiento pueda afectar al funcionamiento de algún órgano adyacente.

¿Y QUE ES EL CANCER FISIOLOGICAMENTE HABLANDO?

Es provocada por un grupo de células que se multiplican sin control, de manera autónoma –caótica dicen algunos-, invadiendo los tejidos según donde les toque. En nuestro organismo tenemos 50 billones de células, de las cuales, diariamente mueren millones, que a su vez se van regenerando. Es ley de vida.

bombay

La muerte celular –lo que es un proceso natural- se llama apoptosis, que es lo que ocurre cuando se está saludable. Son millones los que mueren diariamente. Es una muerte celular parcial programada y provocada por nuestra naturaleza y tiene una función muy importante en el organismo, pues hace posible la destrucción entre otras, de células dañadas.

Cuando las células se expanden sin que se haya dado la apoptosis (la muerte celular), es cuando los tejidos se empiezan a dañar por esa presencia de células no deseadas –malignas-. En un cáncer las células funcionales se multiplican descontroladamente, ya no hay apoptosis o muerte celular programada, con la consiguiente formación de una masa celular que puede acabar invadiendo los tejidos adyacentes, como ya se decía anteriormente.

Se desarrollan células anormales cancerosas y al no reaccionar el sistema inmunitario frente a estas células se expanden rápidamente.

¿Y qué hace que algunas células se alteren, se conviertan en malas?. Y a esto podemos añadir el descubrimiento del Dr. PISCHINGER que dice que antes de alterarse las células, antes de su mutación, el entorno celular se ha vuelto ácido.

Hace ya muchos años, en 1931, El Premio Nobel de Medicina Dr. OTTO WARBÜRG ya lo decía: “Todas las enfermedades son ácidas y donde hay oxígeno y entorno alcalino no pueden existir enfermedades, incluido el cáncer”. Parece que la idea cundió poco.

Y la gran pregunta es ¿Porque mutan? ¿Porque se vuelve acido el entorno?. Obviamente, el factor o los factores que intervienen en la coherencia o incoherencia emocional personal y vivencial nos van a dar la pista. ¿Hay coherencia en tu vida entre el pensamiento-sentimiento-acción?.

TRATANDO DE ENTENDER Y EXPLICAR TODO ELLO.

La revista “Discovery Salud”, rigurosa donde las haya, dice: Detrás del comienzo de la enfermedad cancerosa se encuentra un factor ignorado por la Oncología oficial, que es el factor psicoemocional. Tras el 80 u 85% de los cánceres podemos encontrar traumas emocionales, en unos casos acaecidos durante la gestación o la infancia, en otros siendo adultos, pero nos pilla de forma inesperada, a contrapié y se viven en soledad.

Yo me atrevería a decir, porque así lo dicen también otros muchos autores, que cuando alguien tiene cáncer es porque existe una profunda desarmonía interior. Nos dice Enric Corbera (Bioneuroemoción): “Los cánceres son la manifestación de una profunda desarmonía interior. Es una confusión de identidad”.

arboles1

En Bioneuroemoción se enseña que la procedencia de aquello que nos impulsa a determinadas pautas de comportamiento personales y que nos acerca a la enfermedad –también del cáncer- y puede tener relación con nuestros ancestros y también con la época del embarazo y los primeros años de vida.

El cáncer puede tranquilamente manifestarse en una persona que siempre ha sido admirada, gentil, que lo hace todo por los demás, defiende los intereses de la gente, lucha ante las injusticias, una persona a la que parece que todo le va bien, pero que sin embargo interiormente se siente víctima. Continúa dejándose comer por sus frustraciones, rencores y por los demás.

Hay personas con tendencia al cáncer que aman intensamente pero de una manera posesiva y rencorosa. “Si no se hace a su manera se siente desestabilizada”. Se enfadan.

El cáncer se manifiesta generalmente en personas que sienten odio y rabia hacia otras o hacia sí mismas. Odio y rabia son vibraciones. No estamos hablando de “mala gente”. Normalmente son personas amorosas, … pero que han sido o se han sentido contrariadas, ofendidas,.. Pueden ser personas que se obsesionan con determinados pensamientos.

El cáncer realmente es una vibración y no una enfermedad al uso. En todos los cánceres hay un resentir, y siempre hay conflictos programantes, claro

LA RESPONSABILIDAD ES DE CADA CUAL

Echar la culpa a otra persona, o a uno mismo, a una misma, de una situación desafortunada, da pie a un sentimiento de victimismo que puede manifestarse en forma de enfermedad. Es más, si no logramos entender el mensaje que transmite esa situación, es posible incluso que tengamos que afrontar la muerte para apreciar la vida o el hecho de estar vivos.

Un consejo: ten cuidado con los pensamientos destructivos. Presta mucha atención a eso que sientes y manifiestas. Las malas vibraciones que envías se te vuelven aún con más fuerza, así funciona la ley de la atracción. Deja de ser víctima y perdona, pero perdona de verdad. Eso sana.

Las personas de cáncer suelen ser también personas que mantienen algún tipo de resentimiento de larga duración, o problemas emocionales pendientes con el pasado que los hacen sentirse profundamente heridas.

Atención a lo que viene: una persona que realmente tiene cáncer es que ha tomado la decisión de morir, sí, y no te escandalices. Ya sé que al decir esto a una persona con cáncer me estoy ganando los boletos para que no me hable nunca más. Pero hay que decirlo para tomar conciencia. No decir es “no mojarse”, es como que “no me importa que te mueras”. Por supuesto de que no eres consciente de que has tomado esa decisión, pero al saberlo te deshaces de esa mala vibración, cambia tu pauta de comportamiento.

En todos los cánceres hay un conflicto de identidad. “No soy quien quiero ser”. ¿Te suena?. Frecuentemente relacionado con un gran miedo o una gran culpabilidad.

NUESTROS CAMPOS MAGNETICOS

Cuando la mente no escucha los dictados del corazón puede sobrevenir la enfermedad, y en función de su gravedad, esta se manifiesta de alguna forma en el cerebro. El doctor Hamer nos dice que se forman anillos concéntricos en ciertas áreas del cerebro y que están relacionadas con conflictos emocionales concretos, por lo que cabe suponer que si equilibramos la coherencia magnética de nuestro corazón podemos equilibrar los campos magnéticos del cerebro y este equilibrar los sistemas fisiológicos correspondientes y producirse la sanación corporal.

Tal alteración o desequilibrio afecta al campo magnético de la célula hasta tal punto que pierde su coherencia y la desconecta de la realidad. El cáncer es la máxima expresión de ésta falta de coherencia. Una célula cancerígena es una célula que ha perdido su apoptosis (no muere).aura

Estas personas creen que hacen las cosas por amor a los demás, y en realidad, en el fondo de su verdad las hacen como consecuencia del desamor que se tienen a sí mismas. Son personas que viven en la culpabilidad y esa emoción produce verdaderos estragos en la coherencia magnética del corazón.

No expresan las emociones ocultas y se escudan en la justificación de que ellas no son así y que no quieren hacer daño a nadie, sin darse cuenta de que se dañan a sí mismas. Generalmente son personas volcadas al exterior y desconectadas de sí, no se ponen límites y sufren sin darse cuenta de que la causa de sus sufrimientos no son los demás sino ellas mismas por no escuchar los dictados de su corazón.

Y el Dr. HAMER afirma: El cáncer no es una enfermedad, es un proceso de curación. En suma, el cáncer –y cualquier otra enfermedad equivalente-no sería sino la respuesta con la que reacciona el cuerpo ante la vivencia de un conflicto importante.

LA IMPORTANCIA DE OBSERVARNOS CON TRANSPARENCIA

Observar nuestro cuerpo es un medio excelente para conocernos a nosotros mismos . Atraemos a nuestra vida todo aquello que repudiamos, todo aquello que rechazamos, y lo podemos hacer incluso sin darnos cuenta, de ahí la importancia de saber observar.

No caigamos en la tentación de creer que nuestros problemas, nuestras desgracias, nuestras enfermedades, etc..,están producidas por factores externos a nosotros. Esto es uno de los pensamientos parásitos de toda persona que está o se siente enferma. Pensamiento que hace que la persona enferma no se haga responsable de su propio estado físico y mental.

Ya apuntaba algo al comienzo en relación a los distintos lugares/zonas en que se manifiesta el cáncer en el organismo.

Un cáncer en el sistema digestivo casi siempre tiene que ver con la familia o con algo que se sienta como familia propia , y está relacionado con aquello que nos ha dolido y nos lo guardamos “nos lo comemos” sin que nadie se entere, nos lo hemos tragado.

Un cáncer de hígado puede estar relacionado con algo que tiene que ver con la carencia.

Un cáncer de huesos tiene que ver con una importante desvalorización que estemos viviendo o hayamos vivido con relación a algo/alguien o consigo mismo/a.

Un cáncer de mamas casi siempre tiene que ver con el modo de llevar la relación con los hijos/as, o con aquello que lo sientas como tus descendientes (no tienen porque ser descendientes directos), y con la pareja, entiéndase colaterales (que tampoco tiene que ser la pareja como tal).

Un cáncer en cualquiera de los órganos sexuales tiene que ver precisamente con eso, con la forma de vivir-sentir tales relaciones.

Un cáncer en el sistema sanguíneo estará relacionado con el tema familiar, factor desestructuración.

Un cáncer del sistema respiratorio con el cómo nos afectan las cosas en relación a nuestro territorio personal.

Un cáncer en el entorno del corazón puede tener que ver con la desvalorización, territorio, tema sexual, etc…

Un cáncer de riñón puede tener que ver con ese pensamiento-sentimiento-emoción con el que a diario no estamos machacando. Y también con la liquidez/líquidos.

Un cáncer cerebral puede tener que ver con situaciones que nos superan, que queremos y no los podemos dominar, aquello que nos obsesiona.

Un cáncer de piel puede estar relacionado con la integridad, de sentirse manchado/a.

Un cáncer linfático puede tener que ver con la autodesvalorización, con no poder o saber defenderse.

Dice el Dr. JOSE PEREZ FERNANDEZ: En la mayor parte de los casos de las causas del cáncer no debe buscarse sólo en el ámbito físico sino también en el espiritual. Ciertamente, hay una somatización de todo problema psíquico y emocional en el plano físico, pero centrar el tratamiento terapéutico exclusivamente en este último ámbito es un error. La Biología es importante pero no lo es menos la medicina del alma. Sobre todo cuando buena parte de lo que se cree saber sobre la Biología a nivel molecular está ahora mismo en entredicho.images4KCFGDO4

El Inconsciente Biológico de cada cual graba todo lo referente a nuestras pautas de comportamiento, es el regulador de nuestras emociones, tengan el “colorido” que tengan y ello tranquilamente puede ocurrir sin que te enteres. Dirige la comunicación entre nuestra psique-cerebro-órgano, decidiendo así cuando y donde se a de manifestar el síntoma y su componente.

Una de las características de tu Inconsciente es su inocencia. No se pregunta ni de dónde viene, ni como viene. No interpreta la carga emocional que le llega. Resulta que le llega porque la persona así lo está viviendo. Y claro, se puede vivir un conflicto psicoemocional inconscientemente.

La otra característica es su atemporalidad, lo graba todo, se queda con todo, no importa cuando. Reaccionará valiéndose de la relación psique-cerebro-órgano cuando considere “que ya vale”, “hasta aquí hemos llegado”. En el presente se puede manifestar un síntoma que tiene que ver con algo que ya ocurrió o viene ocurriendo desde el pasado

La tercera característica del Inconsciente es que no distingue lo real de lo virtual. No importa cómo transcurre el hecho, lo que importa es cómo lo vive cada cual.

La cuarta característica es: el otro, la otra no existe. Siempre es uno/a mismo/a. Lo que estás interpretando, sintiendo lo de ”la otra parte”, es lo que estás atrayendo y grabando en tu Inconsciente.

COMO NOS TRATAMOS

El cáncer es uno de los medios por los que el cuerpo trata de cambiar el modo en el que nos vemos y nos tratamos a nosotros mismos y a nuestro cuerpo. Es bueno hacer distingo entre curación y sanación: curarse es mejorar los síntomas corporales; sanarse es tener con la vida un comportamiento que hace que el cuerpo no enferme.

Ello, inevitablemente conduce al tema de la salud espiritual, que juega en el cáncer y en cualquier otra enfermedad un papel tan importante o más que los aspectos físicos, mentales e incluso emocionales, si bien todo viene en un mismo paquete..

Cuando nos referimos a la salud espiritual, no estamos hablando de un viaje astral, es ese amor incondicional que lo tienes en ti, descúbrelo, que no juzga a los demás, que no critica a los demás. Soy YO y me doy todo el poder sin compararme con nadie. Eres lo mejor de lo mejor. Ámate.

Los conflictos continuos, la culpa y la pena por ejemplo, pueden llegar a paralizar fácilmente las funciones corporales básicas y conducir al desarrollo de un tumor canceroso.

Dice Andreas Moritz: “Aún no he conocido a un/a paciente de cáncer que no se sienta apesadumbrado/a por tener una mala imagen de sí, conflictos y preocupaciones no resueltos, o traumas emocionales del pasado que todavía perduran en su inconsciente. El cáncer es la falta de fluidez física, no ocurre a menos que exista un gran trasfondo de desasosiego emocional y una gran frustración”.

El cáncer puede ser un medio para revelar ese conflicto interno. Es más. El cáncer puede ayudar a enfocar el conflicto y a resolver por completo. El modo de deshacerse de las malas hierbas es sacarlas de raíz. Es así como tenemos que tratar el cáncer, de otro modo reaparecerá.

Mientras dura el conflicto –podemos entender como vivencia traumática- el cáncer se extiende. Sin embargo, si el conflicto se resuelve el cáncer se detiene y el propio organismo lo hace desaparecer. Por lo que la mejor manera de curar un cáncer muchas veces es actuar sobre el problema psíquico y emocional, dejando a continuación que actúe la naturaleza.

La siguiente afirmación que se viene repitiendo a lo largo de estas líneas es muy importante en cuanto a la consideración del cáncer: <>.

Todo lo que ocurre en nuestro componente emocional también sucede en nuestro organismo físico. El cáncer es una emoción atrapada y aislada, una sensación de “no hay otra salida”. A través del vínculo mente-cuerpo, todo aquello que reprimimos, por ejemplo el de tener deseos de merecer armonía; el de merecer paz y estabilidad; de reprimir la alegría de vivir;… se traducen en respuestas bioquímicas tóxicas, de las que hay que liberarse para que se traduzcan en respuestas biológicas armónicas.

ES UNA OPORTUNIDAD. ¡TÚ DECIDES!

El cáncer visto de un modo no convencional es la vía de salida a una situación bloqueada que paraliza el corazón de una persona. Ayuda a desmantelar antiguas y rígidas pautas de culpa y de vergüenza que le mantienen preso y atada a una baja autoestima.

Actualmente se sabe que los mensajeros químicos más activos tanto en el cerebro como en el sistema inmunitario se concentran en las regiones nerviosas encargadas del control de las emociones. En suma, hay suficientes evidencias de que ciertas emociones y el estrés afectan directamente al sistema nervioso, y por ende al sistema inmune.

Si lográramos ver que lo que llamamos enfermedad es una perfecta representación de nuestro mundo interior, prestaríamos más atención a lo que nos ocurre realmente, en vez de tratar de reparar algo que realmente no necesita reparación alguna. El cáncer por difícil que resulte entenderlo, tiene un significado profundo: su intención no es destruir, sino curar lo que no está sano.

Muchas personas enfermas de cáncer han dedicado toda su vida a ayudar y apoyar a otros. Su altruismo puede ser una cualidad muy noble, dependiendo de las causas subyacentes. Si sacrifican y desatienden su propio bienestar para evitar la vergüenza, la culpabilidad o el menosprecio en su interior, en realidad están cortando el hilo del que penden.emozio

Su dedicación “altruista” a complacer a otras personas sirve para que a cambio se sientan queridos y apreciados por lo que aportan. Ello es sin embargo un reconocimiento inconsciente de no amarse a sí mismo. Y eso puede bloquear cuestiones no resueltas, temores y sentimientos de inferioridad en la memoria celular de los órganos y tejidos de cuerpo.

Atención: A veces olvidarse de TODO lo que te rodea, puede curarte. Esto ocurre.

La persona con cáncer es generalmente extremadamente desilusionada, amargada, enfadada consigo misma, con la sociedad y con la situación de víctima en la cual se encuentra. Está convencida de ser la víctima de una gran injusticia. Le cuesta asumir la culpa de lo que le está pasando.

La Enfermedad es el esfuerzo que hace la Naturaleza para salvar a la persona. No hay que luchar contra ella, sino interpretarla , comprenderla y transcenderla. Enric Corbera.

No ayuda en nada, todo lo contrario, echar la culpa a los demás, porque gastas tu energía en buscar excusas. Hay que aprender y convencerse que la única persona que puede solucionar el tema, y vaya tema, eres TÚ y nadie más que tú.

Hay que atreverse ir a ese lugar que a nadie le gusta, que es la Sombra, que es esa emoción o emociones con la/s que convivimos, que tanta desarmonía nos crea y que en ocasiones ni nos damos cuenta. Ese túnel oscuro en el que no se suele querer entrar. Hay está nuestra “mala vida”. Descúbrela, acéptala y sé feliz.

ACASO NOS REPETIMOS, PERO NO IMPORTA

Una persona de cáncer puede ser una persona que tiene herida(s) profundas:

  • Se trata a menudo de una persona llena de odio y de resentimiento que carga en sus hombros un profundo dolor o grandes secretos.
  • Es incapaz de perdonar. Es incapaz de olvidar el pasado.
  • Hace a los demás culpables de que su vida se esté destruyendo.
  • Hacemos cosas que no deseamos y/o nos obligamos a realizar tareas que no deseamos.
  • Piensa que es demasiado tarde para solucionar cosas y vive con estas frustraciones.

Al ser críticos con nosotros mismos, o despreciar nuestro aspecto, cerramos nuestro corazón y nos sentimos inferiores, avergonzados. Para evitar exponer a los demás a nuestro lado oscuro (la parte de nosotros que no nos gusta) por miedo al rechazo, tratamos de ganarnos su amor complaciéndoles.

De esta manera creemos que podemos obtener el amor que somos incapaces de darnos a nosotros mismos. Sin embargo, este planteamiento no funciona a largo plazo.

La expansión del amor constituye el principal propósito de nuestra existencia aquí en la tierra. Los que se aman a sí mismos también son capaces de amar a los demás. Las personas que se aceptan a sí mismas morir, se van en paz sin ningún rencor ni remordimiento en el corazón.

La aceptación de mi enfermedad es esencial para que pueda luego “luchar”. ¿Si yo no quiero aceptar mi enfermedad como puedo curar y cómo me puedo sanar?. Abro mi corazón y tomo consciencia de todo lo que la vida puede traerme y de en qué medida formo parte de ella.

La Dra. ODILE FERNANDEZ que se sanó de su cáncer de ovarios dice: “Somos capaces de conseguir cualquier cosa que nos propongamos. Nuestro poder es infinito y nuestro cuerpo muy sabio, nuestros sueños están para cumplirlos, y si creemos firmemente en ellos, los sueños se harán realidad.

Y sigue: “Quien enferma de cáncer, seguro, algo no está haciendo bien, en algo vital tiene que cambiar, pues por lo que sea está interiorizando, alimentando, emociones muy tóxicas”.

Cuando cerramos nuestro corazón a nosotros mismos, nos volvemos solitarios y el cuerpo empieza a debilitarse y a enfermar. Los conflictos no resueltos son seguramente el punto de inicio de cualquier enfermedad, incluido el cáncer. Cuando el perdón es total ocurrirá la sanación.

Dice LOUISE HAY: Perdona con amor y libérate del pasado. Y sigue: “Opto para que mi mundo se llene de alegría, de gozo y de felicidad. Me quiero y me gusto tal como soy”.

louis

Cuando hablamos de odio y rencores se supone que dicha persona no es buena. Y este razonamiento no cuadra, pues hay estudios que confirman que pacientes de cáncer son generalmente personas extremadamente sensibles, que tenían y tienen mucho amor, y que han sido muy contrariadas, ridiculizadas, ofendidas e infravaloradas.

Podemos generar en nuestro interior un odio profundo que acaba invadiendo las células. El odio siempre destruye, nada se construye con odio y el odio, o el pecado, el error o la mala conciencia va deteriorando el cuerpo físico.

Las células sólo adoptan una actitud defensiva cuando necesitan asegurar su propia supervivencia, al menos mientras puedan. La remisión espontánea tiene lugar cuando las células ya no necesitan autodefenderse. Al igual que cualquier otra enfermedad, el cáncer es una crisis de toxicidad que una vez se le permite llegar a su conclusión natural, renuncia de forma natural a sus síntomas.

TE TOCA

No existen diferencias fisiológicas fundamentales entre un simple resfriado y un cáncer. En ambos casos se trata de un intento del organismo de deshacerse de las toxinas acumuladas en su interior, aunque con distintos grados de intensidad.

Las remisiones espontáneas ocurren. Para el organismo el cáncer es una obstrucción emocional y física que se puede superar por medio de una crisis curativa y una limpieza a todos los niveles de cuerpo, de mente y de espíritu.

La participación activa en el proceso curativo y la asunción de la propia responsabilidad sobre uno mismo (una expresión de amor hacia uno mismo) son absolutamente necesarias para tratar cualquier tipo de enfermedad, incluido el cáncer. Tener cáncer no significa convertirse en una víctima desesperada a merced de oncólogos y cirujanos.

Para curar el cáncer, debemos abandonar la idea de que es una enfermedad y que viene para acabar con nosotros. Debemos asimismo aprender a identificar y a eliminar las causas que obligan al cuerpo a recurrir a un mecanismo de supervivencia tan drástico como el cáncer.

Curarse uno mismo, una misma, no es difícil o caro, pero requiere confianza, amor y respeto por el cuerpo y por ti. La clave de la curación del cáncer está en amarse y aceptarse. El cuerpo siempre está listo e impaciente por curarse, pero está en nuestras manos establecer las condiciones previas para que la curación se lleve a cabo.

LA IMPORTANCIA DE TENER OBJETIVOS

Siempre estaré infeliz al no tener un objetivo bien preciso. (Alessandro Di Masi).

Cuando un paciente de cáncer no es capaz de decir en pocos segundos cual es su objetivo, es que probablemente se concentra demasiado en el “yo estoy enfermo” y no se ocupa de crear algo, olvidándose de que está enfermo. Un paciente que no tiene objetivos, probablemente no sobrevivirá, porque no tiene razón alguna para vivir. Está “esperando”….

Es un hecho que el cáncer se desarrolla en personas que consciente e inconscientemente han dejado de desear la vida, su vida, con sus circunstancias personales. Han arrojado la toalla. Incluso en niños de no importa qué edad, influenciados a nivel inconsciente por sus padres o allegados, relacionado siempre con sus circunstancias vitales.

Una de las mejores curas contra el cáncer es la transmisión de vibraciones de creación: un plan, un reto, un objetivo y la concentración hacia la obtención del resultado creativo.

Según el Dr. Escudero: “La retroalimentación genética –que es el camino para la superación del cáncer- solamente se puede lograr con el uso positivo del pensamiento que traduzca el deseo de vivir por parte del sujeto, para ordenar el restablecimiento de la información genética correcta al ADN. Este es el camino para la curación del cáncer. Este es, sin duda, el mecanismo de sus curaciones espontáneas, que suelen coincidir con la recuperación de la ilusión por la vida”. Esto que acabas de leer está en la actualidad bastante cuestionado por los descubrimientos de la Epigenética, pero bueno, ahí está.

¿SE PUDE HABLAR DE UN PERFIL DE PERSONA SALUDABLE?

Por hablar se puede hablar de todo. He aquí un apunte importante. La mejor prevención del cáncer es tener una vida que sea deseable, que se disfrute, superando las circunstancias que consideremos negativas para mantener en orden el control interno y los mecanismos correctores del sistema inmunológico.

Seguramente que te encontrarás con dificultades varias en la vida, y en estas circunstancias tu instinto tiene mucho que ver, hacer caso a los dictados del corazón. Pedir de verdad, confiando en la Inteligencia Universal.

perdona

No tienes porqué soportar situaciones estresantes, situaciones que te molestan muchísimo. Si te propones lo resolverás, ve tomando distancia de todo ello. Pueden ser personas, puede ser un ambiente concreto. Y a buen seguro, siempre hay una manera de aliviarlos.

Sonríe, escucha esa música que te hace sentirte bien, canta, baila si te apetece. Se tu misma, tú mismo, aquello que más amas, eres lo más grande para ti. Si tu vibras alto, eso se hace sentir en tu alrededor. Tú eres la primera, el primero, y a continuación todo lo demás. No trates de hacerlo de otra manera, pues no resulta beneficioso para nadie, aunque a veces lo parezca.

Disfruta de toda la grandeza que la Naturaleza te ofrece gratuitamente. Abraza a las personas queridas, siente como fluye esa energía que complementa, que enriquece. Un VIVA YO de vez en cuando vibra bien.

Y es bueno siempre atender a la otra parte de la alimentación, me estoy refiriendo a lo fisiológico que metemos por la boca. Ya sabes que están los ácidos y los alcalinos. No te intoxiques. Y siempre, vive con amor.

QUE LE OCURRE A ESTA SOCIEDAD O LLAMESE COMUNIDAD

Si el cáncer, por ejemplo, es la manifestación de una gran desarmonía interior y personal, el hecho de que en las sociedades occidentales esté tan extendido ¿a qué se deberá?. Pues obviamente a la gran desarmonía existente en las vidas y en las relaciones de los humanos en dicha sociedad.

Cuando el competir va por delante del compartir, se vive como se suele decir “con el culo prieto”. Y eso supone vivir en un estreñimiento permanente. Es necesario soltarnos, abrirnos. Algo no va bien en esta sociedad “tan informatizada y democratizada”.

Quizás en lo que tenemos que mejorar, lo que debemos de cultivar, es el entorno más inmediato que tenemos. En la casa, en la familia, en las amistades, en la comunidad de vecinos, en el trabajo o en la ausencia de él. En todo aquello que cada cual entienda por relaciones sociales. Validado siempre, claro está, por un sistema social equitativo y satisfactorio

Cuando el entendimiento y la colaboración entre los humanos se anteponga al enfrenamiento, a la ley del más fuerte, las vibraciones variarán a lo positivo, la sociedad mejorará y entonces la salud en general se manifestará vigorosa.

¿Y QUÉ MÁS?

No sé si esto que voy a hacer, lo debería. Pero bueno, ya que me he puesto a ello, será que sí. Pero antes, siempre hay algún pero, quiero que seas totalmente consciente que en cualquiera de los casos, la solución para tu sanación no está tanto en lo que voy a escribir a continuación, si bien te puede servir de ayuda complementaria y en ocasiones, porque no, de gran ayuda.

Espero que me hayas entendido lo que he querido transmitir a lo largo de todas estas páginas: la sanación está en ti, la solución depende de ti.

Y ahora paso a redactar una relación de tratamientos y terapias –hay muchas más- que tú decides si te pones a ello y con cual.

Pues bien, además del tratamiento que ofrece el actual sistema de salud pública a la que se le ve impotente y a veces dubitativa, te indico las siguientes:

  • Ya nos hemos referido a la Bioneuroemoción como método, así como la Sanergía y la Noesiterapia.
  • Terapia Gerson o tratamiento Gerson.
  • Plantas: Josep Pamiés-Dulce Revolución y el libro “Salud de la Botica del Señor” de María Treben.
  • Macrobiótica.
  • Bicarbonato de Sodio+limón+agua. Busca en internet, al igual que otros muchos: “El milagro contra el cáncer escondido en tu casa”.
  • Jugo de Guanabana.
  • Okinawa (población y costumbres).
  • Cura Fray Romano.
  • MMS: Dióxido de cloro+ácido cítrico. Seguir la pista de Jim Humble y Andreas Kalcker.
  • Homeopatía.
  • Epigenética (que quiere decir más allá de lo hereditario, de lo genético) –Manel Esteller y/o Mariano Bueno-.
  • Urinoterapia.
  • Terapias Energéticas.
  • Hipnosis.
  • Ozonoterapia.
  • Peróxido de Hidrógeno Grado 35%.
  • Dieta Budwig.
  • Nueva Medicina Germánica.
  • Tratamiento Ortomolecular.
  • Tratamiento Holístico –un referente puede ser Alberto Martí Boch-.
  • Sintergética –Jorge Carvajal-.
  • Hay otros productos varios ya contrastados

Con mucho cariño y con deseos de que halles tu armonía tanto mental como espiritual y la sanación total, me despido. Un abrazo de los altamente vibratorios. Agur.

Anuncios